Humedad por Capilaridad

 

A continuación te mostramos todo lo que hay que saber sobre la humedad por capilaridad con una variada gama de tratamientos. Primero explicaremos qué es, y a continuación te indicaremos las distintas causas que lo pueden provocar así como los signos de que se está produciendo este tipo de humedad. Te mostraremos como hay que tratar cada uno de ellos con diferentes soluciones para la humedad por capilaridad.

 

¿Qué es la Humedad por Capilaridad?

Es la humedad que se presenta en las paredes debido al agua que está presente debajo en el suelo o que se sitúa cerca de ellas, y que se eleva a través de la propia pared, ya sea ésta que esté hecha de ladrillos, bloques o piedras. El agua se mueve a través de la pared como resultado de su acción capilar (donde es succionada a través de una pequeña abertura como una tubería o un agujero) y entrando a través de pequeños agujeros en el ladrillo o la piedra.

Llega un momento en el que el agua deja de elevarse hasta una altura donde la gravedad contrasta la fuerza hacia arriba de la propia acción de la humedad por capilaridad. Esta «humedad capilar» generalmente alcanza una altura de 1,2 metros, dependiendo de una serie de factores (un poco más abajo te indicamos los factores que influyen en la altura), pero los efectos de la humedad, como los depósitos de sal, se pueden observar en la parte superior debido a la presencia de revestimientos de paredes que no respiran, como papel tapiz, yesos en vinilo y pinturas que no respiran.

 

La humedad por capilaridad se produce al filtrarse el agua del suelo hacia la pared

Imagen representativa de cómo la humedad por capilaridad puede subir hacia las paredes

 

La altura de las manchas de humedad que se producen por la capilaridad depende de una serie de factores:

  • Tipo de material de la pared (piedra, ladrillo, etc.)
  • Tipo de porosidad de los materiales
  • Tasa de evaporación del agua
  • Temperatura ambiente
  • Existencia o no de acumulación de agua en el subsuelo
  • Tasa de cristalización de los minerales que lleva el agua

 

¿Cuáles son los signos de la humedad en paredes por capilaridad?

Los signos típicos de que existe humedad capilar y no otro tipo de problemas son una «línea de marea» de manchas amarillentas o parduzcas en la parte inferior de la pared por encima del zócalo. Se observan depósitos blancos y esponjosos: son «manchas» que la humedad ha arrastrado a través de los ladrillos y del revoque. También pueden aparecer manchas negras en las áreas más húmedas de la pared.

 

Los signos de la humedad por capilaridad son las típicas mareas amarillas, y con algunas zonas negruzcas, que indican humedad en la pared.

La típica «línea de marea» amarilla o marrón en el zócalo es uno de los signos de humedad en las paredes debido a la capilaridad.

 

Una vez que el agua se va secando se acumula la sal

Cuando la humedad se evapora de las paredes, es posible que aparezcan depósitos de sal, estos son otros signos de un problema de humedad por capilaridad.

 

A continuación se enumeran una serie de signos que pueden indicar que se está ante este tipo de problema:

  • Olor a humedad.
  • Aparecen una especie de mareas de sales.
  • Se muestran manchas oscuras en las paredes que pueden estar húmedas al tacto.
  • Revestimientos de paredes teñidos, papel pintado desconchado y/o pintura ampollada.
  • Fragmentación de yeso.
  • Madera en descomposición.

 

Yeso desprendiéndose de la pared por la capilaridad

 

 

¿Cuáles son las causas de la humedad por capilaridad?

Todos los edificios y construcciones están rodeadas de humedad de forma natural que, si no se previene, intenta penetrar en la estructura del edificio. Los diversos materiales como el ladrillo o la piedra son naturalmente porosos por su propia naturaleza y absorben gradualmente la humedad. Cuando se construye un edificio, se suelen instalar medidas para evitar que la humedad por capilaridad pueda producirse, y se crean capas que sellan la humedad en las paredes; sin embargo, cuando este tratamiento preventivo no existe o se ha dañado de alguna forma, el resultado más común es la humedad por capilaridad.

 

 

Además, en época de lluvias o en zonas donde esta se produce regularmente, puede suceder que el suelo no pueda absorber toda el agua producida por las lluvias y entonces puede empezar a subir por las zonas porosas de las paredes.

También puede ser debido a la presencia de aguas subterráneas que poco a poco puedan estar drenándose hacia arriba. Esto por ejemplo puede suceder en construcciones recientes, donde en ocasiones se dejan zonas con agua estancada de la construcción, que pueden subir posteriormente.

El proceso se forma de forma gradual: primero se suelen observar manchas de humedad en la pared, luego el agua se evapora dejando manchas de sal por la presencia de sales minerales.

Si la humedad se encuentra en la planta baja y parece estar en el fondo de sus paredes, la causa puede deberse al hecho de que su capa de conexión está potencialmente defectuosa, lo que puede provocar humedad por capilaridad.

Si la capa de humedad ha llegado a adherirse, considere si existe algún elemento externo, como un nuevo césped o patio que ha sido instalado en el área afectada. ¿Hay demasiada tierra contra la pared de un jardín reciente que pudo saltar la impermeabilidad?. Simplemente bajando el nivel del suelo o eliminando una de estas características y dejando que el área se seque, usted podrá resolver el problema de la humedad capilar.

En cambio, si la capa antihumedad ha fallado, necesitará considerar realizar una reparación y evaluar a fondo el grado de rotura que ha provocado la capa húmeda.

La mayoría de los edificios tienen una especie de barrera instalada en la parte inferior de la pared para evitar que el agua se eleve de esta manera. Esta barrera puede estar hecha de materiales no absorbentes y resistentes al agua como pizarra u otros, dependiendo del período de construcción de la propiedad. A veces, estas barreras físicas pueden fallar con el tiempo; en los hogares más antiguos, es posible que no existan en absoluto. Si usted no las tiene instaladas o si hay evidencia de que no han funcionado, nada impedirá que el agua suba por la pared.

 

Barreras instaladas para evitar que la humedad suba por la pared a través de sus huecos porosos capilares

 

 

¿Por qué la humedad por capilaridad puede ser un problema?, ¿puede afectar a la salud?

Puede ser un problema grave, ya que si no se trata, puede causar problemas estructurales en la pared. Además, el olor a humedad también lo hace muy desagradable. Como con la mayoría de las formas de humedad, la humedad por capilaridad no es buena para la salud, ya que agrava las condiciones respiratorias de las personas que viven en ese ambiente. También puede conducir a un aumento de la pérdida de calor, resultando en facturas de energía más altas.

La humedad que se puede producir en las paredes es antiestética, y potencialmente perjudicial para la salud. Además, puede provocar la descomposición de la madera y pérdidas de aislamiento térmico debido a la pérdida de conductividad de las paredes. Si nota signos de aumento de humedad, la regla general es: «cuanto antes empiece a pensar en resolver el problema, menos probable es que se produzcan más daños y se incurra en los costos potenciales de resolver el problema».

Sí usted sufre de humedad y moho, es más probable que pueda llegar a tener problemas respiratorios, infecciones respiratorias, alergias o asma. La humedad y el moho también pueden afectar al sistema inmunológico.

 

¿A quién puede afectarle ?

Algunas personas pueden llegar a ser más sensibles que otras:

  • Personas con problemas respiratorios, como alergias y asma.
  • Ancianos.
  • Bebés y niños.
  • Personas con problemas cutáneos como eczemas.
  • Aquellas personas con sistemas inmunes debilitados.

Todas estas personas deben mantenerse alejadas de la humedad y el moho.

 

¿Cómo se ve afectada la salud?

Los mohos pueden llegar a producir alérgenos, que son sustancias que pueden llegar a causar una reacción alérgica, irritantes y a veces sustancias tóxicas. La inhalación o el contacto con esporas de moho puede causar una reacción alérgica, como estornudos, secreción nasal, ojos rojos y erupciones cutáneas. El moho también puede causar ataques de asma.

El moho que se ve negro, causado por la condensación, es un problema especialmente acuciante. Puede liberar esporas que causan problemas a las personas con problemas de salud e incluso a las que no los tienen. Los síntomas de salud del moho negro incluyen:

  • Fatiga crónica
  • Tos y estornudos crónicos
  • Erupciones cutáneas
  • Irritación de los ojos
  • Dolores de cabeza persistentes
  • Irritación de las membranas mucosas de la nariz y la garganta

 

¿Cómo puedo saber qué está causando la humedad por capilaridad?

En primer lugar, debe comprobar que su pared tiene una zona de impermeabilización, que por lo general será visible como una línea a 6 centímetros del suelo. Si la tiene, verifique que no haya estructuras que tapen la zona impermeable, como por ejemplo un terreno más alto o escalones externos más altos que la zona impermeable.

La humedad capilar también puede provenir de la propiedad de un vecino, si usted no tiene una capa impermeabilizante o si es más alto que el suyo, permitiendo que la humedad pase a través de ella.

 

Causas de la humedad por capilaridad puede ser tener tierra directamente contra la pared o muro.

 

Diagnóstico erróneo de Humedad por Capilaridad

En ocasiones, se puede llegar a confundir con la humedad causada por la condensación, que es una de las razones más comunes de los diagnósticos erróneos. Una de las formas más fiables para poder diferenciar la humedad debida a la condensación y la humedad capilar es comparar el tipo de humedad de las muestras de mampostería de la pared, profundizando un poco internamente en la pared y cerca de su superficie interior; si sólo es condensación esa pared interna no estará húmeda. Si lo está entonces es que lamentablemente se sufre de humedad por capilaridad.

 

Humedad por Capilaridad, soluciones y tratamiento

Si te estás preguntando cómo eliminar la humedad por capilaridad, una vez que se han visto los posibles signos, causas y consecuencias del problema de este tipo de humedades, vamos a hablar de los pasos y soluciones que existen para subsanarlas:

  1. Lo primero es identificar claramente las causas que pueden estar provocando la humedad por capilaridad
  2. Una vez identificado el problema, decidir si vamos a solucionarlo nosotros personalmente, o sin embargo nos pondremos en contacto con un profesional. Nuestra recomendación es que si es la primera vez que vas a hacerlo, o bien no tienes muy claro cómo se debe hacer, lo mejor es que te pongas en contacto con una empresa que se encargue de ello profesionalmente.

 

Solución con deshumidificación electrofísica

Básicamente lo que se busca aquí es secar la pared mediante el uso de la electrofísica. Se utilizan unas centralitas electrónicas que emiten señales que lo que hacen es despolarizar las moléculas del agua que se han acumulado en la pared. Con ello estas moléculas pierden fuerza de adhesión haciendo que el agua que venía del subsuelo vuelva a él. Gracias a esto, se detienen los problemas de humedad y por tanto la capilaridad que se había absorvido en la pared o en los muros.

La ventaja de este sistema es que no precisa de ningún tipo de obra, y el tamaño de las centralitas es pequeño. Además, son inocuas para la salud de los animales, personas y plantas, y están reconocidas internacionalmente. Por otra parte, no interfiere con el resto de aparatos eléctricos que podamos tener en casa y su consumo energético es bajo.

Una vez instalado, la humedad capilar de la pared retrocede y se pueden secar paredes y muros en un plazo de 6 a 36 meses.

Deshumidificador electrofísico, que seca literalmente la pared

 

 

Resinas Hidrófugas

Este tipo de resinas se inyectan en la pared mediante perforaciones, a una distancia entre ellas de unos 120 milímetros máximo. La profundidad de los agujeros debe ser un poco inferior al grueso de la pared.

Cuando ya se han realizado las perforaciones, es entonces cuando la resina se inyecta en dicha pared o muro, y ésta se extiende actuando como impermeabilizante ante la humedad. Con ello, se evitará que puede traspasarla.

A continuación tienes disponible este producto tanto con la resina únicamente, como con la pistola que incorpora ya la resina.

Las resinas hidrófugas se inyectan en la pared a intervalos regulares, evitando que la humedad pueda ascender por la pared

Pistola antihumedad que incorpora la resina para atacar la humedad por capilaridad
 

 

Dejamos un vídeo explicativo de su uso a continuación:

 

 

¿Cómo prevenir la aparición de humedades por capilaridad?

Con el fin de que no aparezca la capilaridad en tus paredes puedes utilizar algún producto que existe actualmente en el mercado, como la inyección líquida.

Para prevenir la aparición de humedades por capilarización, se puede utilizar la inyección líquida

 

Con ella se forma una barrera horizontal, resistente a la humedad.

 

Usos típicos

Se usa para hidrofugar por inyección con o sin presión de muros y paredes húmedos, en las que sube el agua por capilaridad desde abajo. Para paredes que contienen una humedad relativa hasta un 90%. Apto para muros de ladrillos, hormigón (de masa o armado), bloques de cemento, mortero, areniscas o cualquier piedra natural absorbente.

 

Propiedades

Es una dilución en agua que forma microemulsiones. Estas microemulsiones penetran los capilares del substrato e hidrofugan sin sellarlos. No hay ninguna formación de sal o salitre por la acción del producto. Tampoco existe el peligro de la formación de capilares secundarios posterior al tratamiento. El producto está exento de disolventes, por lo tanto no aporta ninguna sustancia peligrosa al substrato tratado.

Como consecuencia, la humedad ya no puede subir por los capilares y el muro tratado se queda completamente impermeabilizado.

  • Permeable al vapor de agua, permite transpirar al soporte. No sella los poros.
  • Aplicable sobre muros de gran espesor y con alto contenido de humedad.
  • Gran poder de penetración y dispersión en soportes húmedos.
  • No genera sales ni eflorescencias, no altera el acabado del soporte tratado.
  • Reduce costes de aplicación respecto a otros sistemas convencionales y no necesita mantenimiento.
  • Respetuoso con el medio ambiente. No contiene disolventes orgánicos, no es tóxico ni corrosivo, mejora las condiciones en el lugar de trabajo de operarios e inquilinos.
  • Facilidad de limpieza.

El producto no es apto par impermeabilizaciones contra agua a presión.

 

¿Cómo se aplica?

Se inyecta por agujeros de inyección con/sin presión o en bloques huecos.

El método de la inyección con presión es imprescindible para muros que contengan humedades por encima del 50% de humedad relativa.

Por su composición, cualquier lechada o enfoscado se pegará muy mal en una superficie manchada con producto. Si se hubiera producido este caso, hay que aplicar primero una lechada rugosa, preparada con el pegamento para morteros antes de volver a enfoscar o puentes de unión específicos.

Practicar los taladros en línea con un espaciado de 10-12 cm entre ellos, dependiendo de la absorción del soporte. Los taladros se realizan partiendo de la junta de mortero con una inclinación hacia debajo de 30 a 45º en el caso de inyección por gravedad, y de 15 a 30º para inyección a presión.

 

Como aplicar la inyección líquida en los muros o paredes para evitar la humedad por capilaridad

 

A mayor espesor del muro, se requerirá menor ángulo. En cualquier caso, el taladro debe atravesar al menos una fila horizontal de la junta de mortero, ya que es aquí, donde se producirá la mejor dispersión. La longitud del taladro debe ser de al menos un 90% del espesor total del muro. En aplicaciones de espesor superior a 1 m, practicar los taladros desde ambos lados del muro.

Se deben limpiar los restos sueltos y el polvo interior de los taladros con una lanza de aire comprimido.

 

¿Cómo inyectar por presión?

Este método de aplicación permite la máxima dispersión de resina y se asegura la total saturación del soporte, siendo imprescindible cuando el contenido de humedad en el soporte sea superior al 50%.

Se inyecta con una presión comprendida entre 3 y 20 bares, a través de inyectores colocados en la boca del taladro, y dejando que actúe entre 5 y 10 minutos. La presión variará dependiendo de la resistencia del soporte, grado de saturación, porosidad, etc. Es preferible ejercer una menor presión pero permitiendo que actúe durante más tiempo.